EL KUNDALINI

El Kundalini es el fuego del Espíritu Santo. El Kundalini es un fuego líquido de naturaleza puramente espiritual. El Kundalini es la Serpiente ígnea de nuestros mágicos poderes. El Kundalini se halla encerrado en una bolsa membranosa, alimentada por los rayos del sol y de la luna. Esa bolsa membranosa se encuentra localizada en el hueso coxígeo.

El fuego del Espíritu Santo es el mismo Kundalini. La diferencia entre el Kundalini y Espíritu Santo es sólo cuestión de nombres. En Oriente se llama a la fuerza sexual KUNDALINI, y en Occidente, ESPÍRITU SANTO, pero es el mismo fuego sexual encerrado entre la bolsa membranosa del coxis. El secreto para despertar el Kundalini reside en la siguiente receta:

Introducir el miembro viril en la vagina, retirarlo sin derramar el semen. Esto se llama Magia Sexual, y el médico Gnóstico está obligado a practicar magia-sexual diariamente para "transmutar" su semen en energía divina. Con esta receta despierta el fuego del "Espíritu Santo" o Kundalini, rompe la bolsa membranosa en que se halla encerrado, y luego asciende por un canal situado en la médula espinal. Este canal es llamado en Oriente canal de "Susumná". Dicho canal permanece cerrado en personas comunes y corrientes, pero los vapores seminales lo abren y destapan para que el Kundalini pueda entrar por su orificio inferior y ascender por un hilo situado en el centro de dicho canal.

La apertura del orificio del canal de Susumná se realiza bajo la dirección de un átomo Angélico situado en el semen. El fino hilo por donde asciende el Kundalini es muy delicado, y si el médico Gnóstico no se retira antes del orgasmo y llega hasta derramar el semen, entonces ese hilo se rompe, es un alambre o fusible quemado, y el Kundalini baja uno o más cañones según la magnitud de la falta.

En Gnosticismo llamamos Cañones o Pirámides a las vértebras espinales, y cada cañón se relaciona con determinados poderes ocultos. Existen 33 cañones espinales y cuando el fuego del Kundalini ha subido ya los 33 cañones entonces en el plano astral se le entrega el Bastón de los Patriarcas al Gnóstico. La Alta Iniciación se recibe cuando ya se ha recibido el Bastón de los Patriarcas.

La Alta Iniciación es la fusión del "Alma-Espíritu" con el ÍNTIMO.

El Alma-Espíritu es el cuerpo Buddhico o Intuicional, y cuando dicho cuerpo Buddhico se fusiona con el ÍNTIMO, entonces nace un nuevo hombre celeste, un nuevo Maestro.

A este nuevo Maestro le toca entonces sacar sus extractos anímicos encerrados dentro de sus cuerpos vital, astral, mental y causal. Esta labor es realmente muy difícil, la que se realiza mediante el fuego del Kundalini.

El primer extracto anímico que hay que extraer, pacientemente, es el extracto etérico; dicho extracto se llama: "ARRONSA".

Al Maestro le toca despertar el Kundalini en el cuerpo etérico, tal como lo hizo con el cuerpo físico. Una vez que ya ha hecho subir su Kundalini pacientemente por la columna espinal del cuerpo etérico, entonces el Maestro logra extraer su extracto anímico encerrado en el cuerpo etérico.

Dicho extracto es asimilado entonces dentro de su cuerpo Buddhico o Alma-Espiritual, y adquiere el Maestro el poder sobre los "TATWAS", que le permitirán gobernar los cuatro elementos de la naturaleza.

Esta dificilísima labor de despertar el Kundalini en el cuerpo etérico, y de hacerlo subir cañón por cañón, tal como lo hizo con el cuerpo físico, se realiza bajo la dirección de un "Especialista".

"ARRONSA" es el nombre del extracto anímico del cuerpo etérico. ARRONSA es el Mantram que el nuevo Maestro deberá vocalizar para despertar y hacer subir su Kundalini por la columna espinal del cuerpo etérico.

"ARRONSA" sólo lo pueden pronunciar los Maestros, pero yo lo he escrito en este libro para que les sirva de guía a lo nuevos Maestros que vayan naciendo con mis enseñanzas.

Libertado el extracto etérico, le tocará al Maestro realizar análoga labor con los cuerpos astral, mental y causal, en sucesivo orden. Todos estos extractos anímicos deberán ser asimilados por el Maestro interno, para realizarse a fondo y tener el pleno derecho de entrar al Nirvana.

Cuando el Maestro ha recogido todos sus extractos anímicos, entonces puede abandonar los cuerpos volitivo o causal, mental, astral, vital y físico, pues todos esos cuerpos son cuerpos de pecado, cuerpos animales, polvareda cósmica.

Al llegar a este grado, el Maestro es un Dios Omnipotente, una Majestad del fuego, un Soberano de la creación entera. Esta es la ciencia de la Serpiente.